¿Quién es quién? La feminista coñazo


Me gustaría comenzar diciendo que todos (y no sólo las mujeres) debemos mucho al feminismo que ha luchado por la igualdad de derechos entre ambos sexos, pero como ocurre con otros “ismos” (ecologismo, sindicalismo) se me está quedando un tanto trasnochado ¿será que me hago mayor y menos combativo?

Nuestro avatar de hoy es una mujer feminista cuyo rasgo más característico es… ¡Qué es ‘muuuuuuuy’ pesada!

Especialmente con el uso del lenguaje, pero en general distorsionando todo su alrededor para presentarlo como lucha de sexos.

Que los tíos somos una subespecie homínida no lo duda nadie. Que nos separan de las mujeres milenios de evolución tampoco, pero de ahí a estar todo el día con la cantinela…

Porque antes ibas a un mitin o salía en la tele una feminista y para empezar las veías venir, llevaba un poncho, el pelo a machete, siempre pantalones… Y tú como homo erectus (lo de erectus no es por ser bípedo sino trípedo, ya me entienden, que esta revista es muy fina y no me puedo comprometer) cambiabas el canal buscando la Champions League que es lo que hacemos siempre y listo.

Pero claro…. Primero que ya no es tan fácil identificarlas. Ya pueden vestir de Armani o de Zara, resultan poco llamativas, pero a la que te descuidas… ¡zas!

Que si compañeros, compañeras, que ganamos más pasta, que no progresan porque hay una corte de tipos machistas maquinando, que si… que si….

Esto les pasa por pensar… Los tíos con una cerveza y un buen partido ya nos parece bien el mundo. No tratamos de cambiarlo y, mucho menos, culpando a las tías.

En relación a la conciliación, la feminista coñazo/a presenta algunas singularidades:

En el fondo les interesa muchos más que los tíos no conciliemos. Que lo hagan ellas. Tener tiempo para sí, para hacer deporte, para formarse, para estar con los suyos… Todo queda en una segunda derivada.  La pregunta es ¿y éstos? ¿Les va peor, no? ¿Estarán jodidos, no? Sería algo casi como “sólo me interesa conciliar si consigo con ello que los tipos vivan peor.

Yo que conozco bien a los tíos, créanme, si a algo no quisiera parecerme es…. ¡a un tío! Es como estar en un escalón evolutivo superior y querer ser más primate, más tío, volver a cerveza y fútbol, preocuparme por el nuevo orden mundial, el desarrollo sostenible o la geoestrategia en lugar de…. eructar e insultar a los árbitros[1]

Volviendo a su rasgo más característico, su metalenguaje. Es verdad que puede resultar cool e irresistible para los políticos, pero el los/las o la @ ¡es un coñazo/a!

Además a ustedes deben acostumbrarse a otras expresiones como acción positiva, léase vamos a echarle morro y putear un poco a los tíos. Brecha salarial:  a ver cómo podemos ganar más pasta a coste los tíos. Techo de cristal:  a ver cómo podemos promocionar a coste los tíos.  Perspectiva de género:  o ves el patio y la película como yo te diga y a costa de los los tíos o nada.  Y otros muchos más que forman parte ya de nuestro acervo lingüísticos.

A mí me valen todas, pero por lo que no paso y voy a constituir una ONG para defendernos a todos y todas es … ¡LA PRESIDENTA! ¡Que no! Que esto no es moderno, ni progresista ni sensible ni…. ¡Es una burrada! El sufijo –ente no TIENE GÉNERO. Sólo (el pobre) indica acción del verbo que le precede así: 

·         Presidente, el que / la que preside
·         Estudiante, el que / la que estudia
·         Y así hasta… el infinito y más allá.

No podemos decir la presidenta, de la misma forma que no podemos decir capilla ARDIENTA, ni la AGENTA de policía, ni la PACIENTA que está en la sala de espera.

Queridos/as feministas coñazos/as,  tenéis todavía un  largo camino por hacer. Los tíos somos unicelulares. Sed pacientes. O ¿es ‘pacientas’? ya no estoy seguro…





[1] Sólo para los tíos. Que es diver hacerlo a la vez, ¡eh!

Comentarios

  1. Cierto que no hay que ser tremendistas en nada, pero precisamente dice la RAE que los sustantivos terminados en "-ente": "funcionan en su gran mayoría como comunes [...]. No obstante, en algunos casos se han generalizado en el uso femeninos en -a, como clienta, dependienta o presidenta."
    Recuérdese que la RAE tiene como misión fijar usos ya extendidos, lo que implica dar carta de naturaleza a lo que el hablante ha consolidado en su lengua viva. No es moderno ni "cool": es un uso real y vivo.
    Que se lo digan a Clarín con su "Regenta" :-)

    ResponderEliminar
  2. Estas más que feministas son "hembristas"...que es lo mismo que el machismo pero aplicado a las mujeres. Eso sí, no estoy para nada de acuerdo con que los hombres somos inferiores y que nos gusta la cerveza y el fútbol solo...me parece un insulto a nuestra dignidad, así que discrepo enérgicamente con tu opinión. Hay de todo, pero no es bueno generalizar ni poner etiquetas ni estereotipar...siempre hay términos medios, a pesar de que quien destaque siempre sean los extremos que constituyen una "ruidosa minoría".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares